De cara a dar respuesta al reto lanzado por el gobierno de España para encontrar soluciones al déficit de tarifa nos parece fundamental primero entender el problema, su origen y sólo así se podrá opinar respecto a la validez de las soluciones propuestas. No tendría valor alguno acudir a la última sección de soluciones sin haber de pasado por las secciones descriptivas anteriores.

Es igualmente fundamental eliminar demagogias y apasionamientos y tener en cuenta que en la génesis del problema existen ángulos políticos y económicos y por lo tanto la solución necesariamente va a tener impactos políticos y económicos. Parece claro que la solución o soluciones no van a poder contentar a todos, alguien va a salir perjudicado, la cuestión es quien y por cuanto.

Finalmente otro tema a aclarar es lo siguiente: ¿Está el gobierno buscando una solución para que deje de crecer el déficit de tarifa o lo que está buscando es una nueva vía para eliminar el déficit de tarifa actualmente existente (por valor de 24.000 millones de euros) distinta a la solución ya establecida de titularización del déficit de tarifa?

¿Qué es el déficit de tarifa?

Es sencillamente la diferencia entre

  1. Lo que han pagado los consumidores eléctricos en España por su consumo eléctrico y
  2. El coste para que dicho suministro eléctrico se generase y llegase a todos los consumidores desde el año 2002.

Déficit de tarifa = A – B

A 31/12/2011 el déficit de tarifa asciende a 24.000 millones de euros.

En otras palabras, si los consumidores hubiésemos pagado el coste real (sin entrar en este momento del escrito en el debate de si ese coste es justo o no) de generar y hacer llegar la electricidad a todos los consumidores, no se hubiese creado ningún déficit.

Conclusión:

  • ¿Por qué no se permitió que los consumidores pagasen el coste real? Esta es una razón política cuyas consecuencias ahora se están pagando.
  • ¿Era ese coste real de generar y llevar la electricidad hasta los consumidores justo?. Este es un asunto económico que abre muchos frentes de discusión entre los protagonistas, respecto al modelo de fijación de precios, etc.

Componentes del déficit

Cómo se explica arriba el déficit viene de dos sumandos A y B. Para entender el déficit hay que comprender en profundidad el detalle de ambos componentes desde el año 2002 y evitar caer en demagogias o peor aún acusar a una parte de los dos componentes como responsables máximos del déficit de tarifa.

Cómo primer paso entendamos primero la estructura del mercado eléctrico. La estructura se ha mantenido en términos relativos similar desde el 2002:

TABLA 1: Consumo de Electricidad en 2011 (Fuente: CNE).

Número

Consumidores

Consumo Anual

GWh

Empresas en Alta Tensión 107.770 0,38% 125.475 50.36%
Empresas (PYMES) en Baja Tensión 1.716.617 6,03% 48.747 19,57%
Domésticos en Baja Tensión 26.646.481 93,59% 74.931 30,07%
Total 28.470.868 100,00% 249.153 100,00%

Conclusión:

El consumo industrial es mayor que el doméstico en cuanto a volumen siendo muy pequeño el porcentaje de usuarios industriales en comparación con el residencial

Estructura de lo que han pagado los consumidores en España desde 2002

Vamos a comenzar el análisis fijándonos en lo acontecido en el último año 2011. Aplicando precios medios en España la factura total de electricidad pagada por los consumidores en España en 2011 es la siguiente:

TABLA 2: Consumo Electricidad en 2011 (Fuente: Estimación Switch Energy S.L. a partir de datos de la CNE) (precios sin IVA).

Precio por MWh*

€/MWh

Total Factura

Eléctrica de España*

miles de €

Empresas en Alta Tensión 90 11.292.750 36,73%
Empresas (PYMES) en Baja Tensión 130 6.337.110 20,61%
Domésticos en Baja Tensión 175 13.112.925 42,65%
Total 123 30.742.785 100,00%

Conclusión:

Los consumidores domésticos consumen el 30% de la energía consumida (ver tabla 1) pero pagan el 43% de la factura eléctrica española.

En la factura eléctrica española, aunque no se aprecia directamente en la factura que recibimos en casa, lo que se paga se divide básicamente en tres componentes

  • Electricidad (junto con resto de componentes de mercado y regulados mayoristas)
  • Peajes de acceso tanto de transporte como de distribución (peaje por utilizar los cables de alta y baja tensión)
  • Impuestos

TABLA 3: Componentes del Consumo de electricidad en 2011 (Fuente: Estimación Switch Energy S.L. a partir de datos de la CNE)
Electricidad Peajes

Impuesto

Municipal

Impuestos

Eléctricos

Total

Impuestos

Total Factura

Eléctrica de España

Empresas en Alta Tensión 6.724.026 3.821.969 169.391 577.364 746.755 11.292.750
Empresas (PYMES) en Baja Tensión 2.982.512 2.935.544 95.057 323.997 419.054 6.337.110
Domésticos en Baja Tensión 5.955.350 6.290.457 196.694 670.424 867.118 13.112.925
Total 15.661.888 13.047.970 461.142 1.571.785 2.032.927 30.742.785
50,9% 42,4% 1,5% 5,1% 6,6% 100,0%

Conclusión:

  • Lo que es electricidad (actividad liberalizada) sólo supone el 51% de la factura eléctrica.
  • La factura eléctrica incluye dos mil millones de euros de impuestos (sin contar con el IVA) que se añade adicionalmente

Aquí surge la primera gran trampa del déficit de tarifa. Hasta junio 2009 en España había algo que ya todo el mundo ha olvidado pero fue el principal causante del déficit de tarifa incluso más importante que el actual acusado principal “las renovables” y fue la existencia de la tarifa integral para los consumidores. Hasta ese momento los consumidores podían elegir pagar en su factura una tarifa integral (que incluía todos los conceptos de coste) impuesta por el gobierno a la compañía distribuidora tradicional de la zona o alternativamente acudir al mercado libre y contratar el suministro con una comercializadora de electricidad. Pues bien, el déficit de tarifa de los años originales 2002 en adelante nació aquí. El gobierno tomó la decisión de no incluir en la tarifa integral los costes.

Las primeras diferencias entre coste real y la tarifa integral se referían principalmente a dos conceptos:

  1. Costes extrapeninsulares y
  2. Diferencia entre precio de la electricidad considerado en la tarifa integral (fijado arbitrariamente por el gobierno) y el coste real de la electricidad en el mercado mayorista.

El coste de conseguir que la electricidad se genere y llegue a todos los consumidores desde 2002

Desde un punto de vista de costes, el conseguir que la electricidad llegue pasa por dos fases principales:

  1. Generar la electricidad y
  2. Transportarla y distribuirla por los cables eléctricos.

La generación de electricidad desde el año 1998 es una actividad liberalizada y cualquier generador que cumpla los requisitos necesarios puede instalar una planta de generación y vender electricidad en el mercado mayorista de electricidad. Para ordenar esta actividad económica se estableció como método de fijación de precios y como mercado de encuentro entre oferentes y demandantes un sistema de pool con un sistema marginalista donde la última generación que cubre la demanda es la que marca el precio para todos los oferentes que cubren la demanda y para todos los demandantes. El coste a precios de mercado de lo que cuesta producir la electricidad en España se obtendría de multiplicar en cada hora del año la generación en barras de central (antes de las pérdidas de transporte y distribución) por el precio del mercado mayorista de electricidad OMIE. Un número aproximado indicaría el siguiente resultado:

275.771 GWh (en barras de central) x 50 €/MWh (precio medio aproximado del mercado mayorista en 2011) = 13.788.550.000€.

La diferencia con los 15.661.888€ de la tabla 3 son otros conceptos que pagan los usuarios como: servicios complementarios, servicios auxiliares, desvíos, garantía de potencia, etc.

El transporte y distribución de electricidad se consideraron como monopolios naturales y el gobierno estableció un mecanismo de control y de fijación de tarifas de peajes de forma que fuese accesible a todos los usuarios y cuyo coste fuese igual a todos los consumidores equivalentes independientemente de su localización geográfica.

Conclusión:

Por el lado de los costes, el coste de generación está liberalizado y era el mercado quien decidía el coste, con referencia al coste de transporte y distribución era el gobierno quien establecía el coste. Hay que destacar que en el abanico de los costes de transporte y distribución se metieron más conceptos que había que pagar pero que no eran estrictamente costes de transporte y distribución.

Los distintos costes que integran la tarifa de peaje son:

TABLA 4: Datos provisionales de costes de peaje para 2011 (Fuente: CNE).

Coste

(miles €)

Costes de transporte 1.534.426
Costes de distribución  5.231.289
Gestión Comercial   226.301
Seguridad de suministro (interrumpibilidad)  589.072
Ciclo nuclear 54.343
Primas Régimen Especial 6.601.631

Costes permanentes del sistema

 - Compensación extra-peninsular

 - Operador del sistema

 - CNE

760.654

39.032

25.238

Déficit  1.700.816
TOTAL 16.817.026

Es importantísimo recordar que hasta el año 2009 el gobierno también fijaba (diferente a calculaba) una tarifa integral que incluía el coste de generación, el cual se fijaba de forma arbitraria al margen de la realidad del mercado mayorista (físico o financiero) y este fue el inicio del problema.

Historia del déficit

Cómo en cualquier disciplina de la vida es vital recordar la historia sobre todo para evitar cometer el mismo error o para poder encontrar soluciones en función del origen del problema. Para ello la historia nos permite hablar no de un déficit sino de varios déficits

Déficit extra-peninsular

Históricamente generar electricidad en el territorio extra-peninsular ha sido siempre más caro que en el resto de la península por haber dependido principalmente de generación térmica, que implicaba el transporte de combustibles fósiles a dichos territorios extrapeninsulares. Para no perjudicar a los consumidores radicados en dichas zonas, sus facturas eran iguales que las de la peninsular aunque sus costes reales eran los mismos.

Lo lógico es que estos costes se contemplen y los paguen todos los consumidores en España para conseguir que los consumidores extrapeninsulares no se vean perjudicados.

Déficit generado por la tarifa integral disponible a los consumidores

Este déficit fue el más arbitrario de todos. Era un déficit sobrevenido, consistió en que cuando los consumidores podían elegir pagar por su consumo eléctrico una tarifa integral o un precio de mercado, el gobierno de forma arbitraria establecía una tarifa integral (que incluía todos los conceptos, incluido el coste de generación) más baja que el coste real del mercado libre. Esta acción tuvo dos implicaciones

  1. Los consumidores, lógicamente, elegían pagar menos que lo que realmente tenían que pagar y por ello el mercado libre desapareció prácticamente perjudicando gravemente a la competencia
  2. El mercado mayorista estableció precios más altos que los que los consumidores pagaban (por decisión del gobierno), con lo que se creó una deuda con los compañías distribuidoras ya que éstas tenían que comprar en el mercado mayorista una electricidad más cara que lo que conseguían cobrar de los consumidores (pues éstos se acogían a la arbitrariedad permitida por el gobierno).

Esta circunstancia discriminatoria y destructiva de la libre competencia se denunció en el año 2006 por una comercializadora de electricidad independiente (Centrica Energía SL) ante la Comisión Europea y ante el Tribunal Supremo español. Después de 5 largos años ni uno ni otro se ha pronunciado al respecto. Si se hubiesen pronunciado probablemente hoy no estaríamos en la situación en la que estamos. En la Comisión Europea, en concreto en la dirección de competencia llevan trabajando este asunto más de cinco años y sus oficiales deberían ser grandes conocedores del asunto e incluso deberían tener propuestas de asignar responsabilidades y de aportar soluciones. La denuncia se lanzó en la época en la que la directora de competencia era la señora Kroes, hoy es el señor Almunia el responsable con lo que deberíamos de tener si cabe más suerte de tener una resolución a la denuncia y por lo tanto al problema.

Déficit ex – ante

  • Generado por las tarifas integrales
  • Generado por las primas renovables
  • Generado por compensación extra-peninsular

En el año 2007 el gobierno constató que la diferencia entre ingresos y gastos se le escapaba de las manos por lo que decidió admitirlo y creo el déficit ex – ante. Es decir, dio carta de naturaleza a la arbitrariedad de no cobrar a los consumidores el (teórico) coste real de la electricidad ofreciendo unas tarifas fijadas de forma incorrecta tanto las integrales (para aquellos consumidores que podían elegir esta tarifa) como tarifas de peajes (aquellos consumidores que ya habían perdido la posibilidad de elegir la tarifas integral y sólo les quedaba la opción de acudir al mercado libre)

Aval del Estado.

En cuanto el monto total del déficit creció de forma exponencial, las compañías eléctricas tradicionales, que eran las que por un lado pagaban los (teóricos) costes del mercado (por cierto como todas las eléctricas tradicionales e independientes) pero por otro cobraban menos de los consumidores, decidieron reclamar el pago al gobierno. Recordemos que el déficit aparece por la decisión arbitraria del gobierno de fijar las tarifas (ya sean las integrales hasta el 2009 -destruyendo la competencia en el mercado eléctrico-, o las de peajes).

El acto por parte del Estado de avalar el déficit de tarifa supuso un paso de gigante en el apoyo del Estado dando una ayuda de Estado a un hecho (problema) creado por el Estado que desvirtuó la competencia eléctrica y que generó un problema de liquidez en las compañías eléctricas tradicionales.

Este aval del Estado fue el paso para la creación del FADE y el inicio de las subastas o titularizaciones. Hasta fecha de hoy se han titularizado (cobrado) aproximadamente 10.000€ lo que supone que quedan unos 14.000€ por titularizar (cobrar). Por otro lado hay que destacar que ya hay 10.000€ comprometidos con terceros fuera del ámbito de las empresas eléctricas tradicionales que son las que acarrean el peso de la deuda en sus balances.

Soluciones

Los hechos son los siguientes:

  • El déficit de tarifas se ha acumulado desde el 2002
  • El importe acumulado asciende a 24.000 millones €
  • Hasta la fecha se han titularizado aproximadamente 9.000 millones €
  • Existe un aval del Estado para garantizar la credibilidad de las titularizaciones.
  • El origen del déficit es variado:
    • Costes extrapeninsulares no considerados
    • Costes de generación de electricidad no considerados en las tarifas integrales
    • Costes de primas de régimen especial no considerados en las tarifas de peaje
    • Costes de distribución no considerados en las tarifas de peaje.
  • Tan sólo el coste de las primas de las renovables se ha considerado como “culpable” del déficit de tarifa. Nadie ha cuestionado ninguno de los otros costes componentes del déficit de tarifa.

Las posibles soluciones propuestas son las siguientes:

Pago por parte de los consumidores

Lo más básico pero costoso desde un punto de vista político es que si los consumidores no han pagado el coste de la electricidad en el pasado, lo suyo sería que lo paguen. El pago podría ser de una vez o como establece la ley actualmente vía las tarifas de peaje en los próximos 14 años.

Revisión de todos y cada uno de los componentes de coste.¿Eran los costes de generación eléctrica y de los peajes ciertos o mejor dicho razonables?

Revisar todos y cada uno de los costes (no sólo el de las primas de las renovables) y cuestionar si éstos históricamente supusieron una rentabilidad razonable a su receptor. En caso de encontrar “superbeneficios” por encima de una “rentabilidad razonable” aplicar una quita.

  • ¿Es razonable que el porcentaje de las pérdidas de transporte y distribución no haya variado en los últimos años después de haber invertido más de 8 mil millones de euros anuales en transporte y distribución?
  • ¿Son razonables los costes asignados a transporte y distribución en los últimos años?
  • ¿Es el precio fijado por el pool eléctrico desde el 2002 razonable?
  • ¿Es la rentabilidad de las distintas tecnologías de generación obtenidas desde el 2002 razonable?

Eliminar los impuestos de la factura eléctrica

Cómo se demuestra en la tabla 3 cada año el Estado recauda 1.571 millones € y los ayuntamientos 461 millones €. La propuesta sería dedicar esos recursos a pagar el déficit de tarifa.

Cambiar el modelo de fijación de precios

Establecer un nuevo modelo de fijación de precios, pasando del sistema marginalista actual a un sistema bilateralista al estilo británico NETA (New Electricity Trading Arrangements), que cuando se implantó en 2001 supuso una reducción de costes relevante. Esto permitiría establecer una tasa que cubriese la diferencia entre el nivel de costes actuales con el nuevo nivel de costes del nuevo sistema de fijación de precios. Esta tasa permitiría pagar el déficit de tarifa.

Creación de un mercado de certificados verdes

Eliminar totalmente el sistema actual de primas y tarifas renovables e imponer un sistema por el cual se obligase a las comercializadoras a comprar en certificados verdes emitidos por los generadores renovables un porcentaje de su volumen de venta de energía. En caso de incumplimiento establecer una multa.

Estos certificados verdes adquirirían un nivel tal que proporcionarían una rentabilidad razonable a los generadores renovables y además podrían dirigir una parte al pago del déficit de tarifa.

Reducción del coste extra-peninsular

Incentivar a los productores de generación de régimen especial en territorios extra-peninsulares para reducir la dependencia de generación térmica que disfrutan primas elevadas y hacer un trasvase de compensación extra-peninsular del régimen ordinario al régimen especial en territorio extra-peninsular y obteniendo un ahorro en el intercambio.

Repowering

Dado que los mejores establecimientos geográficos para generadores de régimen especial sobre todo eólicos y fotovoltaicos ya están utilizados con tecnologías iniciales y por lo tanto no óptimos, establecer un mecanismo que permita el repowering con tecnologías más modernas, más eficientes y que por ello los propietarios de los generadores tengan que aceptar una rebaja de prima o una compensación económica al sistema eléctrico por tener la autorización al cambio.

Eliminar el incentivo al carbón nacional

Es totalmente fuera de toda lógica que por un lado se intente desarrollar una industria renovable y por otro en medio de una lucha sistemática contra las emisiones de CO2 se incentive la generación eléctrica con carbón nacional interfiriendo en la fijación de precios del pool lo que ha hecho construir un perfil horario totalmente artificial en España.

Flexibilizar los requerimientos para ofertar servicios de regulación

A generadores

En la actualidad hay requerimientos muy estrictos para que los generadores puedan ofertar servicios de regulación, tanto en cuanto a volumen como en cuando a condiciones de respuesta. En la medida que la creciente generación de régimen especial pueda ofertar servicios de regulación se reduciría el coste de regulación al sistema en su globalidad.

A consumidores

En la actualidad las condiciones para ofertar servicios de interrumpibilidad son muy estrictas. Se podría habilitar procedimientos para que más consumidores (no sólo los muy grandes) puedan ofertar estos servicios tan importantes y así poder abaratar el coste para el sistema.

Eliminación de déficits futuros

Calcular las tarifas de peaje futuras de forma aditiva con todos los costes previstos.

Conclusión

En definitiva, hemos plasmado una serie de alternativas posibles que podrían ayudar a terminar con un problema que nunca tendría que haber ocurrido. Se está perdiendo la perspectiva del origen del problema y se está acusando a actores del sistema eléctrico que no han hecho más que adaptarse al marco legal existente. Quien permitió y permite la existencia del déficit es el gobierno y también quien ha permitido su crecimiento. No conviene lapidar a quien de buena fé ha actuado ya que si es así nadie va a creer en nuestro sistema legal.

( 28 Votos )